¿Qué son las cerraduras embutidas?

Es una muy discreta cerradura que está empotrada dentro de la puerta y solo da visibilidad para el sitio donde introduces la llave. Su diseño es útil, practico y seguro; y cuenta con una gama de modelos que ofrecen grandes ventajas como el modelo que tiene un sistema de bloqueo que al percibir ser forzada se bloquea de forma inmediata.

Quizás sea una cerradura un poco más costosa que el resto, pero vale todo lo que cuesta porque resguardará tus bienes de un modo muy eficiente.

Consejos para comprar una cerradura embutida

  • Ten en cuenta tu presupuesto y cuanto quieres gastar por una excelente inversión. Una cerradura con tecnología de punta, que brinde lo mejor en seguridad no te costará 2 euros. La seguridad es una inversión y no es barata y si consigues una promoción muy económica, esta es una promoción de la que hay que dudar y no puedes dudar con la seguridad de tu hogar.
  • Para tu tranquilidad y seguridad de tus bienes y familia, a la hora de adquirir una cerradura busca una que sea antibumping, ya que el bumping es una técnica de robo muy común. Por eso, al comprar la cerradura debes tener en cuenta que incluya ciertos sistemas de seguridad como también lo son antiganzúa, antipalanca y antitaladro.
  • Si buscas confiabilidad, y es evidente que no le confiaras la vida de tus seres queridos a cualquiera, compra una marca reconocida porque simplemente es mejor apostar a lo conocido, renombrado y seguro.
  • Si quieres adquirir una marca desconocida por una recomendación de una amigo o familiar, puedes consultarlo con un cerrajero de confianza o incluso puedes hacer una búsqueda en internet.

Instalación de una cerradura embutida

Tras una excelente compra lo más conveniente es una buena instalación y aunque la vayas a hacer tu mismo, el resultado debe ser óptimo, de esto depende la calidad de los resultados.

  1. Ten todas las herramientas que necesitaras a mano, es primordial que así sea. Posiblemente estas serán una lima, un destornillador, un formón, un metro, una corona dentada, una taladradora con brocas de metal y madera, y por supuesto no debes olvidar la cerradura.
  2. De antemano ya debes haber evaluado si la apertura de la puerta es izquierda o derecha y con esta dependencia debiste comprar la cerradura, no olvides tener esta orientación al momento de la instalación.
  3. De estar cambiando una cerradura por otra te será más sencillo, puesto que solo debes quitar una y poner la otra en su lugar. Si cumplen ambas con las mismas medidas y son del mismo modelo, es aun más fácil. Una buena recomendación si te gustaba la anterior cerradura es comprar una de la misma marca y modelo de la que vas a reemplazar.
  4. Si estas instalando por primera una cerradura, el caso es un poco más complejo. Primero debes marcar la zona de 1, 05 centimetros de altura y así tener el pomo de la puerta en el sitio adecuado.
  5. Luego, con la taladradora harás el trabajo pertinente esperando hacerlo lo más limpio posible. Puedes ayudarte de un tope para hacer los taladros perfectos.
  6. Con ayuda del formón y la lima disponte a la realización del agujero para colocar la caja de la cerradura dentro. Intenta que el agujero quede perfecto para así tener la cerradura perfectamente instalada y los resultados al abrir y cerrar la puerta sean óptimos. Ten mucho cuidado al taladrar pues podrías arruinar la puerta y esto te saldría más cara que haber pagado por la instalación de la cerradura a un cerrajero.

Cuando el trabajo es el simple reemplazo de una cerradura por otra la puedes realizar por ti mismo sin ningún problema aparente, la historia es distinta si necesitas instalarla por primera vez. Lo mejor es dejar el trabajo en manos de un profesional en el área, así puede que te evites dolores de cabeza y comprar una puerta nueva.