¿Cómo quitar una llave partida de una cerradura?

Probablemente, si has llegado a este artículo, habrás sufrido la clase de problema por el que nadie quiere pasar: una llave partida en la cerradura.

En efecto, cuando una llave se quiebra, quedando una parte de ella dentro de la cerradura, tenemos que quitarla para volver a utilizar la puerta normalmente. En este artículo, vamos a enseñarte cómo tienes que proceder en este tipo de situaciones particulares.

Por supuesto, si aún no has experimentado este inconveniente, tienes que saber que mantener en buen estado tus llaves y cerraduras es clave para no sufrir estos problemas. Por eso conviene renovarlas cuando su conservación no sea la mejor.

Sacar la llave partida con la puerta cerrada

  • Si de todos modos es ya demasiado tarde, y la rotura se ha producido en un momento en el que la cerradura está cerrada, tienes que intentar los siguientes trucos:
  • Si llegas a ver el trozo de la llave quebrada que ha quedado en la cerradura, deberías colocar algo de aceite, y con una pinza, intentar quitarla poco a poco.
  • En caso de no tener éxito, debes buscar un imán potente en casa. Si la llave no se ha atascado demasiado, podrás conseguir que salga de la cerradura.
  • Si el trozo de la llave sigue atascado, entonces es momento de llamar a un profesional de confianza, que resolverá el problema en instantes.

Sacar la llave partida con la puerta abierta

Ahora bien, ¿qué sucede si el trozo de llave quebrada ha quedado en la cerradura con la puerta abierta? Las soluciones son un poco más sencillas: Lo primero que tienes que hacer es desmontar el bombín, y aunque nunca lo hayas hecho, encontrarás varios tutoriales en YouTube al respecto. El trozo de llave que te ha quedado en la mano podría servirte para conseguir que gire un poco, así que no lo pierdas de vista.

Una vez que tengas el bombillo fuera de la cerradura, debes colocarle aceite o lubricante, siempre a fin de que esta parte de la llave resbale hacia afuera. Si no lo hace naturalmente, debes presionarla desde el otro lado con una aguja de coser o un clip abierto. Todo esto, evidentemente, tienes que hacerlo con muchísimo cuidado. Si aún así el trozo de llave siguiera atascado, deberías darle unos golpes al bombin con un martillo. Tienes que golpearlo desde arriba, para que la llave caiga hacia abajo.

En caso de que sigas con el problema, puede que debas cambiar el bombin por uno nuevo. No es la solución más económica, pero te ahorrarás el coste del cerrajero de urgencia.